Un hombre Servicial Muy Feliz

September 21, 2021 - 7:44am
Daniel Orazco   Espanol
La sagrada historia de Daniel Montoya Orazco

in English

 

Daniel Montoya Orozco es el hombre servicial más feliz que jamás haya conocido. Siempre está sonriendo, siempre dispuesto a ayudar a los demás. El cree firmemente que su vida ha sido bendecida, a pesar de las dificultades que ha suportado y sigue soportando. Aquí está su historia sagrada:

 

¿Es verdad que tienes un cumpleaños particularmente bendecido?

¡Sí! Me siento bendecido, como si mi vida fuera especial para Dios. Nací el primer día de enero, solemnidad de María, Madre de Dios. Mucha gente me ha dicho que las personas que nacen ese día son especiales para Nuestra Señora. Siento que Dios siempre me ha cuidado muchisimo.

 

¿Cómo es eso?

No recuerdo mucho de mi infancia. Mi madre dice que cuando era pequeño, me caí de una enorme pila de madera que estaba muy alta, caí desde arriba y pegué muy fuerte. Grandes estacas de madera me abrieron la cabeza; me llevaron al hospital y me dieron muchos puntos. Pero me recuperé muy bien; mi madre dice que siempre fui un niño feliz.

 

Daniel 2Pero ese no es el único accidente que has sufrido, ¿verdad?

Oh no. Hace un tiempo trabajé en un rancho de caballos como por dos años y cuando estaban construyendo el Outlet Mall aquí en Livermore hacían mucho ruido y los caballos del rancho donde yo trabajaba estaban asustados. Como yo nunca había trabajado con caballos yo no sabía que cuando un caballo echa las orejas hacia atrás el animal te está dando una advertencia. De manera que un día estaba yo limpiando un establo y este caballo se asustó, aplastó las orejas, retrocedió y me dio una patada muy fuerte en el pecho. Salí volando una gran distancia y me caí. ¡Oh, el dolor! No le deseo ese tipo de dolor a nadie. ¡Ni siquiera a mi peor enemigo! Los médicos tuvieron que operarme el corazón y el interior del pecho. Pasé seis días en el hospital. ¡Fue un milagro que no me muriera!

Una noche en el hospital tenía tanto dolor que estaba gimiendo y quejándome. Entonces escuché a una persona en mi habitación diciéndome que me callara. Cuando esta persona me dijo que me calmara, lo hice y el dolor se alivió.

Al día siguiente, le dije a la enfermera que mi compañero de cuarto me dijo que me callara, lo que ayudó a que el dolor desapareciera. Ella me dijo: "Daniel, no hay nadie en la habitación contigo; estás aquí solo". Me sorprendió, pero luego pensé que tal vez había sido Dios quien me dijo que me calmara y me ayudo a mejorar. Pero, la noche siguiente me sentí fatal y el dolor era absolutamente insoportable; yo gemía y rezaba, y luego sentí que alguien me tocó en la parte superior de la cabeza e inmediatamente se me quitó el dolor.  Miré a mi alrededor y no había nadie allí.

 

Vaya, ¿tal vez te visitó un ángel?

Sí, así lo creo. Creo que fue Dios quien me tocó para hacerme saber que no hay necesidad de quejarme. Habrá dolor, pero las quejas no ayudan para nada. Sentí que me estaba recordando que soy bendecido en esta vida y que Él siempre está aquí conmigo.

 

¿Es por eso que le dedicas tanto tiempo a la iglesia?

Toda mi vida, incluso desde que estaba en Guadalajara, he sido una persona servicial. Siempre trato de ser útil a los demás. Yo soy feliz cuando veo que la gente está feliz. Aquí en St. Michael's, me gusta servir como acomodador en la Misa, me encanta saludar a la gente y hacerlas que se sientan bienvenidos. También ayudo en Community Care distribuyendo comestibles a las personas que lo necesitan. Soy un siervo de Dios, así que donde quiera que Él quiera que yo sirva, allí serviré. Pero sí, ¡Dios me recuerda mucho!

 

¡Tu actitud es inspiradora! Muchos de los que sufren no estarían tan contentos como tú.

Como dije, creo que he sido increíblemente bendecido para soportar mis sufrimientos. Pero no son solo las dificultades físicas; me gustaría también compartir una dificultad emocional. Tengo un niño con necesidades especiales en Guadalajara; tiene ya 25 años de edad. Su nombre es Eduardo.

 

Por favor, háblame de Eduardo.

Nació con un tumor muy grande en la parte superior de la espalda y la columna. Cuando él tenía apenas 5 años, me vine a trabajar aquí, a los Estados Unidos. Se suponía que solo estaría un año, pero sucedieron cosas. Hubo un malentendido entre mi esposa y yo, es una historia larga; nos separamos, aunque no nos divorciamos, y ahora somos buenos amigos. Cuando Eduardo tenía como 10 años, mi esposa me llamó para decirme que su estado había empeorado; su corazón estaba muy agrandado y necesitaba múltiples cirugías. ¡Fue tan difícil no estar allí con él, no estar a su lado! Y aunque ahora es un adulto, siempre es muy difícil porque él tiene una discapacidad grande. Mi esposa es su cuidadora. Solo desearía poder estar allí para ayudarles; lo extraño mucho y también a mi otro hijo, Daniel.

Por eso rezo todos los días. Vengo a la iglesia tan a menudo como puedo para orar por mi familia. Creo que Eduardo es un enviado especial de Dios, me lleva a la oración y a Jesús. Me gusta pensar que mi servicio a mis semejantes desde aquí de alguna manera les ayuda allá, a pesar de la distancia.

No los he visto en 20 años. Me encantaría volver y poder cuidar de mi hijo; solo quisiera poderlos ver y abrazarlos otra vez. ¡Me iría hoy mismo si pudiera! Siempre seguiré ayudando a mi esposa e hijos en todo sentido, también económicamente. Algunas personas dicen que ya no tengo que apoyarlos porque son adultos, pero no los escucho; les ayudaré todo el tiempo que pueda, aunque no sé si algún día los volveré a ver, sólo Dios lo sabe.

 

Y mientras tanto, nos está sirviendo y ayudando a todos.

Sí, y siempre estaré sirviendo a Dios, estaré listo para cualquier cosa que Dios quiera que haga y daré las gracias. Yo no deseo nada más, ni pido nada a cambio. Aprendí a no quejarme, sino a concentrarme en las bendiciones.

 

Daniel, en verdad eres un hombre de corazón puro. Todos rezaremos por Eduardo.

Gracias por sus oraciones. ¡Realmente significa mucho para mí! Y gracias por permitirme contar esta historia; ya hace tiempo que quería compartirla.

 

Categories: 

Recent Posts

Black Belt Now Fights for Her Faith

Stephanie Frausto’s Sacred Story
February 6, 2023

Stephanie was a competitive cage fighter, caught in a world where her body was like a product to be sold. After losing several...Read more

Cinta Negra en Artes Marciales Ahora Luchando Por Su Fe

La Historia Sagrada de Stephanie Frausto
February 6, 2023

Stephanie era una luchadora enjaulada competitiva, atrapada en un mundo donde su cuerpo era como un producto para vender. Después de perder varias...Read more

Once a Shunned Teenage Mom, Now Filled with Faith

Ana Escobar’s Sacred Story
January 31, 2023

Catholic culture was the backdrop of her Latin heritage upbringing, including 12 years of Catholic school in San Francisco. When she became an...Read more

  •  
  • 1 of 354