Una CHISPITA cambió a Jackie para siempre

June 29, 2021 - 10:17am
Jackie Le   Spanish
La historia sagrada de Jackie Le

in English

Después de mudarse de Vietnam a los EE.UU. Jackie tuvo una infancia difícil y estaba resentida con todo.

En sus pensamientos ella dudaba de la existencia de Dios hasta que, en un momento de tranquilidad en su retiro de Confirmación, sintió una pequeña chispa en su alma que le cambió toda su vida. 

Aquí está su SacredStory:

 

Jackie, ¿cómo fue tu niñez?

 

En realidad, nací en Vietnam y emigré a los Estados Unidos cuando tenía como unos tres años. En cuanto a la religión, yo era católica porque vengo de una familia que toma la religión muy en serio, de la clase de católicos que nunca bromean con eso. Tuve una infancia bastante extraña; mis padres son inmigrantes de la primera generación y trabajan los siete días de la semana. Totalmente adictos al trabajo. Cuando llegué a los Estados Unidos yo no hablaba bien el inglés y tenía acento. La familia paterna nos trató mal, tanto a mi mamá como a mí y fui intimidada en la escuela, en casa, y por mi niñera y empecé a resentirme por todo y realmente no me gustaba la vida en absoluto. Entonces, alrededor del quinto, sexto, séptimo grado hasta el segundo año de la escuela secundaria, me declaré atea.

 

Espera, ¿cómo fue que decidiste ser atea en una familia tan católica?

 

¡Lo sé, lo sé, lo sé; pensarás que estoy loca! Sin embargo, no le dije nada a mi familia, pero por dentro, yo era una de esas personas que decía: "Dios no es real, bla, bla, bla". Lo curioso es que todavía iba a misa, y asistí a las clases de formación en la fe y confirmación.

Recuerdo que en mi primer año de secundaria le dije a mi madre que a veces yo no creía que Dios existiera. Y bueno, ella, siendo tan católica como es, pues le dio un ataque [risas….] y me dijo, “deberíamos de llevarte a un sacerdote para que hables con él" y yo le contesté: "Si me llevas, jamás te volveré a contar nada.”

Todo es como tan raro, porque ahora la gente piensa que soy una muchachita católica muy alegre; pero no siempre fui así; en esos años yo fingía creer en Dios, pero en realidad yo pensaba que Dios no existía hasta que asistí al retiro de la Confirmación.

 

¿En serio? ¿Qué pasó allí?

 

Mira, esa es la cosa; no pasó nada grande, ni las historias, ni la diversión y los juegos, ni el rezar juntos. Nadie me susurró al oído y no tuve esta gran visión ni nada. No pasó nada grande o épico. Pero algo sentí dentro de mi alma; simplemente lo sentí. Como una chispa pequeña, pequeñita, fue una pequeña ... no sé qué decirte, una pequeña

¿diferencia? Empecé a llorar sin motivo y pensé, ¿qué me está pasando? Me prometí a mí misma que cuando me graduara y me mudara jamás volvería a poner un pie en una iglesia. Pero de repente, hace unos dos años, algo realmente cambió en mí y me volví una persona ... diferente.  Empecé a pensar en lo que estaba sintiendo dentro de mí y me pregunté: “Oye, ¿Realmente, será Jesús el que está llamando a mi puerta?  Se me ocurrió que talvez debería de tomar más en serio a este hombre, a Jesús [risas…].

 

¡Vaya!  Esto suena más grande de lo que piensas, ¿Qué hiciste después?

 

Bueno, empecé a tomar mi religión en serio y a convertirme en una “verdadera católica”. Ahora estaba más consciente y presente en la Misa y en la oración. Quiero decir, externamente no había diferencia, estaba haciendo lo mismo, ir a la iglesia todos los domingos y esas cosas, pero ese pequeño momento en el retiro me cambió por dentro. Desde entonces, comencé a prestar atención en la misa, ¿sabes? Empecé a ir a la práctica del coro y me fui involucrando de una manera diferente.

 

Esta nueva conciencia de la presencia de Dios, ¿te cambio tu percepción de la vida?

 

Sí, me hizo mirar hacia atrás, mirar ​​con nuevos ojos a los sucesos del pasado. Por ejemplo, recordé que cuando estaba en sexto grado, me mudé a Livermore, me alejé de la familia de mi padre, y las cosas mejoraron un poco; conocí gente en la parroquia de St. Michael's e hice muy buenos amigos. La gente me trataba mejor y luego todos a mi alrededor comenzaron a tenerme cariño. De manera que ahora, "después de la chispa", yo creo que Dios me está mostrando que las cosas cambian y mejoran con el tiempo y que, aunque se viven momentos difíciles, eso no es lo peor que pudiera pasar. Y aunque en el momento en que estamos pasando por dificultades uno siente que las cosas son horribles, pero luego, al mirar hacia atrás me di cuenta de que mi vida es bastante buena. Puedo ver lo que hemos logrado hacer, tanto mi familia como yo. Mis padres están financieramente estables, tengo buenos amigos, me he alejado de las relaciones tóxicas, mi trabajo escolar ha mejorado y puedo equilibrarlo todo mejor. Ahora veo que Dios tiene un plan para mi y que mi vida es una vida bastante buena. ¡Y eso que apenas acabo de graduarme de la escuela secundaria! 

 

¿Y ahora estás involucrada en el Ministerio de Música y eres voluntaria en el programa de Community Care de la parroquia de St. Michael?

 

¡Sí! Primeramente, me uní al ministerio de música hace cuatro años, y honestamente lo hice solamente porque estaba tratando de completar las horas de servicio comunitario requeridos para la Confirmación. Como ya mencioné anteriormente, en ese entonces yo realmente no creía en la existencia de Dios y solo iba algunas veces al programa, así que nunca sentí una conexión, solo cumplía con la rutina. Pero luego, después del retiro y de “la Chispita” [risas….], yo cantaba con todo mi corazón y el tiempo se me pasaba volando, estaba tan entregada que parecía que habían pasado solo como 10 minutos cuando había pasado más de una hora. Era como si esa chispita se hacía un poco más grande cuando cantaba y oraba a través de la canción.

Luego, para cumplir con el requisito de 75 o 100 horas de servicio comunitario para la escuela me uní al programa de Community Care en la parroquia de St. Michael’s; lo hice solamente para acumular las horas que necesitaba. Me asignaron a saludar a las personas que llegan en sus autos a recibir alimentos gratuitos y obtener información básica de ellos, por ejemplo, cuántas cajas de comida necesitan. Después de un tiempo, me llegó a gustar mucho hablar con la gente y saludarlos afectuosamente, porque ellos a veces necesitan solamente un poco de ayuda para salir adelante, pero se sienten avergonzadas o incómodas por recibir los alimentos y a mi me gusta platicar amablemente con ellos y hacer que se sientan mejor, ¿sabes? Ahora veo a algunas personas que llegan habitualmente y me reconocen y me saludan, es impresionante. Por eso, después que terminé las horas requeridas, seguí regresando a ayudar en el programa.

 

Ahora que te graduaste de la escuela secundaria, ¿cuál es tu próximo paso?

 

Me quedaré un tiempo más en Livermore, primero voy a ir a Las Positas College y quizás después podría viajar tal vez a Santa Clara o algo así. Por lo pronto, estoy feliz de poder continuar con mis ministerios de voluntariado en St. Michael. Quiero decir que, aunque crecí como católica, en muchos sentidos soy "novata". Y también quiero asegurarme de poder equilibrar la escuela y la vida religiosa.

 

¿Qué le dirías a alguien que se encuentra en una situación difícil?

 

Bueno, a veces uno escucha historias extraordinarias sobre la conversión de personas al cristianismo, o como encontraron a Jesús, o como Dios los sanó y cosas así. Estas historias son realmente GRANDES y es muy cierto que Dios todo lo puede; sin embargo, los cambios en mi vida fueron a través de cosas pequeñas y sutiles. Ese pequeño momento en el retiro y otras pequeñas cosas en la vida como despertarse por la mañana con una nueva perspectiva positiva que tal vez antes no existía, quizás alguien te sonríe haciendo que tu día sea un poco mejor. La mayoría de las veces son las cosas más pequeñas las que comienzan a acumularse para convertirse en cosas más grandes y, antes de que te des cuenta, eres diferente. ¡Mejor! ¡Creo que a Dios le gusta mover pequeñas cosas!

 

¿Qué esperas que suceda después?

 

No lo sé, pero cuando estoy trabajando en Community Care y alguien necesita alimentos, me gusta pensar que tal vez sea yo la cara sonriente que necesitan ver en ese momento. O cuando estoy cantando, quizás hay alguien que es muy tímido para cantar, pero decide cantar conmigo.  Nunca lo sabré, pero no importa porque yo solo quiero ser parte del plan. Solo quiero confiar que el Señor multiplicará estos sentimientos ¿sabes? Y creo que el resto vendrá después.

 

Jackie, ¡eres increíble! ¡Gracias por compartir tu historia!

 

De nada. ¡Estoy feliz de que finalmente puedo contarla!

 

Categories: 

Recent Posts

God Works Through Personal Invitations

Diana Salguero's Sacred Story
November 2, 2021

en español

Diana Salguero probably wouldn't have a close relationship with Jesus at all if it weren't for family members inviting...Read more

Dios lo Llamó para Trabajar en el Negocio Funerario

La Historia Sagrada de Frank Draschner
October 18, 2021

In English

La mayoría de la gente piensa que las personas que trabajan en el negocio funerario son un poco mórbidas....Read more

God Called Him to the Funeral Business

Frank Draschner's Sacred Story
October 18, 2021

En español

Most people think people who work in the funeral business are a little creepy.

However, Frank Draschner, a...Read more