A Través de su Nieto Jane está Regresando a la Fe

March 16, 2022 - 11:55am
Jane   Spanish
La historia sagrada de Jane Polson
in English

La nuera de Jane Polson murió de cáncer a los treinta y tantos años y ella se mudó de regreso a Livermore para estar con su nieto, Park.

En medio de su dolor, ella se enojó con Dios y perdió su fe. Pero ahora, al ayudarle a Park a prepararse para su Primera Comunión, Jane ha vuelto a descubrir la paz y la sanación de Cristo y su Iglesia. Aquí está su historia sagrada:

 

¿Cuándo regresó a Livermore?

Hace dos años, Park apenas estaba en el quinto grado cuando su madre murió.  Nosotros vivimos durante años en Pleasanton, pero cuando mi esposo y yo nos jubilamos nos mudamos a las montañas, pero él murió poco después; eso fue hace unos diez años, y definitivamente no formaba parte del plan.

Luego, a mi nuera le diagnosticaron cáncer de colon a los treinta y tantos años y luchó contra él durante cinco años, pero ya hace dos años que perdió la batalla; fue devastador, considerando lo joven que era.  Me mudé aquí para ayudar con mi nieto. Y luego, ¡boom! llegó la pandemia y todo se detuvo: por ejemplo, su consejería de duelo y simplemente hizo que una mala situación fuera mucho peor. Y en medio de todo esto, en agosto pasado también murió mi cuñado.

 

¡Wow! Tanta tragedia y dolor. Lo siento mucho.

Sí, realmente llegó un momento en que le reclamé a Dios, “¿Sabes qué? ¿Cuánto más nos vas a mandar? ¿Con cuánto más tendremos que lidiar?” Quiero realmente decirte que perdí la fe. De veras, realmente así fue; en un corto periodo de tiempo recibimos muchos golpes y estaba enojada, exhausta y con muchas dudas; en esos días apenas iba a misa de vez en cuando. Todos mis hijos fueron bautizados y recibieron su formación y sacramentos; por eso, una parte de mí se sintió casi traicionada por Dios.

 

¿Cómo era la fe de Park?

Antes de que su madre muriera, Park iba a misa con ella y con su otra abuela; pero después de su muerte fue difícil continuar yendo a Misa. Aunque él tiene una relación cercana con su otra abuela y la ve semanalmente, ella no es muy móvil y no maneja y luego se hizo mucho más difícil con el cierre de la pandemia.

Park es un chico muy tranquilo; y aunque nosotros siempre hablamos de su madre delante de él, él no habla mucho de ella; creo que todavía está procesando todo interiormente. Él sabe que su madre era muy creyente y que ella deseaba que él recibiera su Primera Comunión y eso lo motiva, él desea recibir la Primera Comunión. Cuando le digo que es hora de la lección de religión, nunca recibo ninguna queja, en absoluto. Y ahora leemos, hablamos y oramos juntos.

 

¿Algo cambió?

Sí, al ayudarle a Park con sus lecciones, y repasar las oraciones católicas básicas, me encuentro que estoy regresando a la iglesia; un día le estaba explicando el Credo de los Apóstoles, y de repente todas las palabras volvieron a mí y me llegó al corazón. Recuerdo haberle dicho a Park: “Oye, leámoslo de nuevo. ¿Qué te está diciendo esto? Era como si Dios nos estuviera guiando a ambos, paso a paso; no se trata solo de palabras memorizadas, sino que realmente absorber el significado de ellas.

También recuerdo cuando estábamos en el capítulo de la Eucaristía; Park solo me miró y dijo: "Entonces, cuando el sacerdote dice esas palabras, ¿el pan realmente se convierte en Jesús de una manera especial?" Le dije: “Sí, así es; esa es nuestra fe”. Y es en momentos cómo éstos que veo a través de sus ojos, y reafirmo mi fe junto a él. Me hizo empezar a entender que todo esto no se trata de mí; hay alguna razón por la que todo esto está sucediendo.

 

¿Ha habido otros momentos en los que ha notado la sanación de Dios?

Sí, justo después de la muerte de mi esposo, estaba sentada en la silla de él en nuestra casa en las montañas en una habitación de grandes ventanales desde donde todo lo que ves son los pinos y el cielo. Era la primera vez que estaba sola y estaba llorando; de repente, al mirar por la ventana ¡vi una estrella fugaz! Sucedió tan rápidamente; pude habérmela perdido con un parpadeo, pero la vi. Después de esta experiencia empecé a sentir una calma y una paz profunda; era un mensaje de mi esposo diciéndome que él estaba bien y supe también que era un mensaje de Dios diciéndome que todo iba a salir bien y que yo podía superarlo.

La otra ocasión fue más reciente. Soy el producto de doce años de escuelas católicas dirigidas por monjas en la Costa Este. Había algunas monjas que eran simplemente encantadoras, pero había otras que se encargaban de sacarte el diablo a golpes ¿sabes? Como golpeándote los nudillos con una regla

¡Pero probablemente ahora mismo todavía pueda recitar el Catecismo de Baltimore! De todos modos, crecí con la misa en latín y todavía recuerdo las respuestas en latín. Bueno, por alguna razón, sucedió que un domingo asistimos a Misa de las 8:00 a.m. aquí en San Miguel; no era nuestro horario habitual de Misa, y no sabía que era la Misa tradicional en latín. Pero ¡oh, Dios mío! Todo regresó a mi mente; yo estaba casi llorando; sentí que era como si el Espíritu Santo me estuviera mostrando cómo Él puede recuperar y reparar el pasado.

 

¿Cree que hubiera regresado a la fe si Park hubiera asistido a una clase de formación en la iglesia en vez de en casa?

¿Sabes? es curioso; todos mis hijos asistieron a clases de formación en la fe en la iglesia. Yo los dejaba y ellos entraban y yo los recogía más tarde. Creo que los niños realmente necesitan ser parte de la comunidad, estar cerca de otros de su edad aprendiendo las mismas cosas; sin embargo, el aprendizaje en casa lo trajo (literalmente) a casa para mí. Ha servido para fortalecer el vínculo con mi nieto y traerme de regreso a la Iglesia. Tal vez las familias necesitan un poco de ambos.

 

¿Y usted, ahora se sostiene en su fe?

Pienso que sí; mi fe está regresando. Ahora me encuentro rezando el Ave María con más frecuencia; quizás voy manejando y de repente rezo rápidamente un Ave Maria; siento que Dios es muy misericordioso. Si acaso suceden cosas terribles y trágicas, de alguna manera Dios está obrando misericordiosamente. Él no causa el sufrimiento, pero lo permite, quizás exista alguna razón misericordiosa por la cual suceden las cosas.  No sé qué podría ser, ¡pero sé que Dios es mucho más grande que yo!

 

Parece que descubrió el momento perfecto de Dios.

¿Sabes? a veces pienso que sí. Creo que siempre había estado tratando de encontrar el camino de regreso; en el fondo, yo sabía que algo faltaba en mi vida. Creo que quizás necesitaba pasar por todo lo sucedido para poder regresar; quizás Dios estaba esperando que las cosas estuvieran bien alineadas.  Y ahora, con Park, tengo un gran motivo. ¡A Dios le gusta trabajar en grupos, en familias! Estoy muy agradecida.

 

Gracias por compartir su historia tan personal. Seguiremos orando por su familia.

De nada. Me hace feliz poder contarla.

Categories: 

Recent Posts

Receive the Power of God's Mercy

Gospel Reflection
March 31, 2022

April 3, 2022: 5th Sunday of Lent

Readings

We love to make examples out of those who have erred and...Read more

Bringing Jesus to the Skies

Stacey Piper Kupski’s Sacred Story
March 22, 2022

en español

Stacey Piper Kupski has been wearing a Monstrance pin on her flight attendant’s uniform for sixteen years.

She...Read more

Llevando a Jesús a Los Cielos

La historia sagrada de Stacey Piper Kupski
March 22, 2022

in English

Stacey Piper Kupski ha estado usando el broche de la Custodia en su uniforme de azafata durante dieciséis años;...Read more