La vida de Kimberly cambió cuando recibió su Confirmación

June 21, 2021 - 2:50pm
Kimblery Blog Post Spanish
y ahora toda su familia quiere recibir los sacramentos!

In English

Kimberly creció en una cultura católica, pero dejó de ir a misa desde pequeña después de su Primera Comunión.

El hecho de que su sobrino no estuviera bautizado comenzó a molestarla y para poder ser su madrina de Bautizo ella decidió dar el ejemplo y prepararse para la recibir la Confirmación. Su vida ha cambiado tanto que varios miembros de la familia también quieren completar sus sacramentos.  Aquí está su SacredStory:

 

¿Cómo era tu vida hogareña cuando eras pequeña?

 

Mi familia es católica y así me criaron. Me bautizaron en México junto a mi hermana gemela cuando teníamos unos 3 años. Poco después nos mudamos a los Estados Unidos y recuerdo que a primera hora del domingo íbamos a misa y luego salíamos a comer a algún lugar para pasar tiempo en familia; pero la prioridad siempre fue ir a la iglesia. Luego mi mamá tuvo que empezar a trabajar y siempre trabajaba los domingos; de modo que el ir a la Iglesia pasó a segundo plano y al rato esto realmente nos desconcertó. Mi mamá se sintió igual y un día nos dijo: "No debe ser así, deberíamos volver a la iglesia". Como ella trabajaba los fines de semana comenzamos a ir a misa los viernes por la noche, porque en la parroquia de St. Michael’s ofrecían una misa nocturna en español. Yo tenía ya como 10 años; así que los viernes por la noche era nuestra oportunidad.

Luego, cuando estábamos por cumplir 15 años, quisimos tener nuestra fiesta de Quinceañera. Entonces mi mamá dijo que teníamos que inscribirnos en el programa de la Primera Comunión. Durante el primer año de preparación Íbamos todos los miércoles; luego, durante el segundo año, íbamos todos los domingos además de ir a misa. Fue muy bueno y disfruté mucho de mis clases y de tener amistades. Cumplimos 15 años antes de recibir la Primera Comunión, porque el programa de preparación sacramental era de dos años y empezamos tarde, pero nuestra fiesta de Quinceañera de todos modos fue muy bonita.

No sé qué pasó, pero después de nuestra Primera Comunión nos volvimos a olvidar de la iglesia. Supongo que mi familia estaba ocupada y era difícil ir a la iglesia todos los domingos; sin embargo, nunca me sentí distanciada de Dios, y siempre tuve fe, pero después de mi Primera Comunión llegó la escuela secundaria y simplemente la rutina se puso muy ajetreada y fue difícil poner a Dios en primer lugar.

 

¿Qué te hizo regresar?

 

Bueno, mi papá falleció en agosto. Mi familia conoció al Padre John, y él nos dijo que uno de los pasos más grandes que necesita dar una persona para completar su conexión con Dios era tener todos sus sacramentos. Nos explicó que es a través de los sacramentos que recibimos la vida de Dios, y eso se me quedó en la mente desde ese día y me hizo pensar en que tenía que recibir la Confirmación puesto que solo había llegado hasta la Primera Comunión y de repente, eso ya no era suficiente.

Luego hicimos el novenario de mi papá [nueve días de oración por los difuntos] aquí en mi casa y rezamos el rosario durante 9 días; fue muy reconfortante y poderoso. Y continué pensando que solo necesitaba dar un paso más para acercarme a Dios.

 

¿Cuál fue el siguiente paso?

 

Mi sobrino, el hijo de mi hermana gemela, no está bautizado y mi mamá hizo un comentario: “Necesitamos bautizar a ese niño, en este momento Dios lo conoce como un niño, pero realmente su alma no se le ha presentado debidamente a Dios.”  Eso me impactó.  Mi hermana y su novio querían bautizar a su hijo, pero ya sabes cómo son las coas, siempre hay muchas excusas, "mañana, mañana, mañana,".  Le dije entonces: “¿Sabes lo que haré? Me voy a inscribir en clases para prepararme para mi Confirmación, porque yo quiero ser la madrina de mi sobrino; necesito que Dios lo conozca, traer a Dios a su vida, ¡y que tenga la vida de Dios en la suya! " Di ese paso por él, porque sus padres querían hacerlo, pero siempre se presentaba algo que se interponía y también me di cuenta que no puedo ser madrina y ser un ejemplo para él si yo misma no tengo todos mis sacramentos.

 

¿Qué tan difícil fue programar las clases de Confirmación en tu horario?

 

Bueno, al principio tuve dudas de poder hacerlo, pero mi mamá me animó diciéndome: "Si vas a hacer esto, tendrás que comprometerte todos los martes y tendrás que encontrar el tiempo". Lo pensé mucho porque tengo un horario completo con la escuela y el trabajo y no era fácil agregar algo más, creo que para todos nosotros la vida es muy ajetreada.  Pero yo sabía que esto era algo importante y solo era un compromiso de una hora semanal.  No tenía excusa.

 

¿Hubo otros obstáculos?

 

Aproximadamente una semana después de comenzar las clases, recibimos una llamada telefónica informándonos que mi abuelo paterno había muerto.  Tuvimos que viajar a México y me encontré nuevamente participando en el novenario, rezando el rosario y al mismo tiempo que estaba tratando de asistir a las clases. Era difícil y me hizo pensar: "¿Por qué está pasando esto?" Quizás era una prueba para mí y quizás mi papá y mi abuelo estaban orando por mí y mi familia, empujándome a continuar.

 

¿Sentiste que Dios te estaba animando a ser confirmada?

 

¡SÍ! Un día, antes de inscribirme en la clase, estaba sentada con mi mamá buscando una película en Netflix, y encontramos una sobre Fátima. Ella y yo acabábamos de hablar de Nuestra Señora de Fátima, lo que me hizo pensar “vaya, que extraña coincidencia.” Y luego, justo después de eso, vi otro programa cuyo tema era cómo hacer lo correcto y encontrar el camino de Dios.  De repente lo vi todo claramente, “todo esto es una señal." Fue todo como de locura y cuando se lo conté a mi prima yo le preguntaba, ¿ves este patrón? ¿ves lo que está pasando aquí? [risas]… Nunca se me hubiera ocurrido que yo fuera el tipo de persona que experimentaría algo así. Eso fue lo último que ocurrió, ya no podía faltar a las clases de Confirmación.

 

A pesar de que creciste en una familia católica, ¿encontraste cosas nuevas en la clase de Confirmación?

 

Cuando estaba pequeña recuerdo a mi madre contándome historias de la Biblia y esas cosas, y por supuesto ella hablaba también de la Misa.  Ya en clase, hubo ocasiones que tuve la sensación de haber escuchado algo parecido anteriormente, pero al ver los videos y participar en las discusiones, las cosas tuvieron más claridad. Y fue algo así como: "Oh, de ahí es de donde lo sacó mi mamá, y es por eso que mi mamá hace esto y aquello". Fue como si todo volviera desde lejos, pero ahora podía ver las cosas desde una perspectiva adulta.

Por ejemplo, realmente no entendía de qué se trataba la Cuaresma, ni sus detalles. No sabía qué era Pentecostés. Ese fue el día de mi Confirmación y no entendía el por qué todos estaban tan emocionados de que yo recibiera la Confirmación ese día específicamente. Luego aprendí sobre el Espíritu Santo y también se aclararon otras cosas fundamentales, como Adán y Eva y el Pecado Original.  Al comienzo yo decía, "¡No entiendo, no entiendo, no entiendo!" pero luego profundizamos un poco más en el tema y también vimos un video hasta que FINALMENTE lo entendí, entendí lo que me habían querido explicar todo ese tiempo y por fin las cosas tuvieron sentido para mí. Me encantó estar en una comunidad de aprendizaje con otros adultos.

 

¿Te sientes más equipada como católica ahora que ya estás confirmada?

 

Ahora que estoy sellada con el Espíritu Santo, siento que Dios no solo me buscaba a mí, sino que me está usando para llevar a mi sobrino, a mi hermana, a mi mamá y a mi prima a su lado.  Debido a que aprendí tanto, mi familia ve algo en mí que es diferente, están muy contentos y les parece mentira verme tan feliz ahora. Mi vida ha cambiado tanto que incluso en el trabajo la gente me dice: “¡Te ves tan feliz! ¡Te ves tan radiante! ¡Te ves tan diferente!" Ya no regreso estresada a casa después del trabajo o de la escuela, porque ahora si estoy preocupada, yo recurro a Dios. Y luego, al poco rato me pregunto: "¿Realmente, de qué me estaba quejando?" Tengo esta nueva sensación de calma, y espero ansiosa los domingos para ir a misa; simplemente ahora tengo esta necesidad de Dios en mi vida, y se me ha quitado un peso de mis hombros de una manera increíble. ¡Mi corazón está tan lleno del Señor!

 

¡Estás enardecida! ¿A dónde crees que te está llevando Dios?

 

El P. John está comenzando a formar un equipo de facilitadores en línea para ayudar a las personas a prepararse para la confirmación en español. José Ángeles, el chico que usted entrevistó anteriormente, también estará en el equipo.  Eso también fue otra extraña coincidencia, el papá de Jose Angeles era el mejor amigo de mi papá y nosotros apenas nos reconectamos en las clases de Confirmación.  Es como decir, ¿necesito otra señal? [risas…] Estoy muy entusiasmada de poder ayudar a más personas a acercarse a Dios.

 

¡Gracias por compartir tu historia de cómo Dios está obrando en tu vida!

 

De nada. Me alegra compartir, especialmente si hay alguien por allí que está experimentando algo parecido; espero que mi experiencia los anime.

 

 

PARA ENTERARSE DE COMO…

…pueden los adultos prepararse para recibir el Bautismo, la Confirmación y la Primera Comunión en la parroquia de St Michael's, vaya a la siguiente página de Internet: StMichaelLivermore.com/RCIA

 

Categories: 

Recent Posts

Dios lo Llamó para Trabajar en el Negocio Funerario

La Historia Sagrada de Frank Draschner
October 18, 2021

In English

La mayoría de la gente piensa que las personas que trabajan en el negocio funerario son un poco mórbidas....Read more

God Called Him to the Funeral Business

Frank Draschner's Sacred Story
October 18, 2021

En español

Most people think people who work in the funeral business are a little creepy.

However, Frank Draschner, a...Read more

Preparándose para Recibir los Sacramentos a los 90 Años

La Historia Sagrada de Kyle Griggs
October 12, 2021

in English

Es muy raro conocer a alguien que decida prepararse para recibir los sacramentos a los 90 años.

Kyle...Read more

  •  
  • 1 of 335